La cocina de Pili

Mis trucos y mejores recetas

Salsas veganas para pasta

Ser vegano no implica renunciar a salsa sabrosas, ni a platos de pasta deliciosos. Simplemente hay que hacer pequeños cambios, probando cosas nuevas. Estas son 3 salsas que puedes probar en tus platos de pasta. Sabrosas, fáciles y veganas.

Salsa cremosa de aguacate

Salsas veganas para pasta

Ingredientes:

Con una picadora, picamos el ajo y la albahaca. Añadimos el jugo de limón, el aceite, el aguacate y 1 cucharada de agua, y lo picamos todo hasta que esté suave y sin trozos.

Si la salsa está demasiado gruesa, añadimos un poco más de aceite. Lo sazonamos con sal y pimienta negra y lo añadimos a la pasta.

tomate

Salsa de tomate

Ingredientes:

Cortamos el tomate en cuartos y lo añadimos a la picadora, junto con los anacardos, la pasta de tomate y el agua, y lo picamos hasta que esté bien triturado.

Ponemos el aceite de oliva en una sartén a fuego medio-alto. Agregamos los dientes de ajo laminados y los sofreímos hasta que estén dorados, teniendo cuidado de que no se quemen.

Vertemos la mezcla de tomate y lo calentamos a fuego lento. Agregamos la sal y dejamos que cueza durante 4-5 minutos, revolviéndolo de vez en cuando.

Podemos añadir más agua si queremos diluirla. Lo probamos y añadimos más sal si es necesario, y las hojas de albahaca. Dejamos que cueza a fuego lento hasta que lo añadamos a la pasta cocida.

blanca

Salsa cremosa de ajo con tomates asados

Ingredientes:

Calentamos el horno a 200ºC. Mezclamos los tomates con un poco de aceite de oliva y sal, y los distribuimos en una bandeja de horno para asarlos durante 20 minutos en el horno.

En una sartén grande a fuego medio-bajo, añadimos 1 cucharada de aceite de oliva, el ajo y la chalota. Lo sazonamos con sal y pimienta negra y dejamos que se sofría durante 3-4 minutos hasta que se ablanden y estén fragantes.

Agregamos 3-4 cucharadas de harina, y lo mezclamos con un tenedor. Una vez combinado, vertemos lentamente la leche de almendras para que no se formen grumos.

Añadimos otra pizca de sal y pimienta negra, y lo dejamos hervir a fuego lento durante 4-5 minutos para que espese. Probamos y ajustamos los condimentos según sea necesario.

Una vez que la salsa esté a una textura que nos gusta, incorporamos los tomates y la pasta, y lo removemos bien.