La cocina de Pili

Mis trucos y mejores recetas

Albóndigas con patatas

Por nuestro ritmo de vida, en muchas ocasiones no tenemos demasiado tiempo para cocinar, pero aún así queremos comer bien y no tener que hacer uso de precocinados que no son demasiado recomendables para nuestra dieta o tener que llamar para pedir comida a domicilio porque desequilibra nuestra economía doméstica.

Por ello vamos a enseñarte a hacer un plato sencillo pero nutritivo y nada caro, albóndigas con patatas. Si no te importa gastarte algo más de dinero, te recomendamos esta página web con varias recetas para hacer un solomillo wellington.

Albóndigas con patatas

Para su elaboración necesitaremos estos ingredientes:

Así se hacen las albóndigas con patatas

Comenzaremos poniendo en un bol toda la carne picada, incorporaremos el huevo batido, los dientes de ajo bien picados, perejil picado y salpimentaremos al gusto. Podemos mezclarlo todo con un tenedor pero si queremos, podemos lavarnos bien las manos y mezclarlo todo con ellas.

Si vemos que la carne no queda muy ligada, podemos incorporar un poco de pan rallado, pero no demasiado, solo el suficiente como para que la carne quede un poco más pegada entre sí, lo que favorecerá a las albóndigas a mantener su forma cuando las hagamos.

Cuando estén todos los ingredientes mezclados, lo que tenemos que hacer es darle forma a las albóndigas. Pondremos un poco de harina en nuestra mano y la extenderemos frotándola para que no se nos pegue la carne. Haremos las albóndigas del tamaño que queramos y las pasaremos por harina.

Mientras las vamos haciendo, pondremos una sartén con el aceite de oliva a calentar y poco a poco las iremos friendo a fuego medio. Lo recomendable es no echar demasiadas albóndigas para que la temperatura del aceite no baje demasiado. Cuando las saquemos, las iremos poniendo en un papel absorbente para recoger el exceso de aceite.

Escurriremos el aceite dejando solo un poco, añadiremos la mitad de un vaso de agua, un buen chorro de vinagre y las dos hojas de laurel partidas, para que aporte sabor. Lo dejaremos haciéndose todo a fuego medio durante unos 10 o 15 minutos removiendo con cuidado.

Por otro lado pelaremos las patatas y las picaremos en la forma que más nos gusten, bien sea en forma alargada, en cubos o en panadera y dejaremos que se vayan haciendo poco a poco a la par que las albóndigas.

Cuando las patatas estén hechas, las sacaremos bien escurridas y las incorporaremos a la sartén o cacerola donde tenemos las albóndigas y dejaremos que todo se acabe de hacer en unos 5 o 7 minutos De esta forma, todos los ingredientes adquirirán sabor y será mucho más intenso.

Es una forma diferente de disfrutar de unas buenas albóndigas sin tener que preparar la tradicional salsa con tomate, cebolla, ajo, etc. Es un sabor diferente, pero seguro que si os gusta ese sabor que proporciona el vinagre, os resultará una auténtica sorpresa.