La cocina de Pili

Mis trucos y mejores recetas

Cómo hacer migas tradicionales

Dentro del amplio recetario de la gastronomía española nos encontramos con las migas, una elaboración que tiene diferentes formas de elaborarse y que es muy consumido a pesar de tener muchos años a sus espaldas.

Se trata de un plato muy sencillo de hacer, contundente e ideal para esos días en los que se necesita un plus de energía para trabajar. Hay que decir que el secreto de unas buenas migas, es el mismo que para cualquier otra clase de plato, es decir, utilizar los ingredientes de la máxima calidad que podamos y procurar hacerlas siempre con mucho cariño y paciencia.

Cómo hacer migas tradicionales

Ingredientes para hacer unas buenas migas

Para preparar este sencillo plato necesitaremos los siguientes ingredientes:

Modo de elaboración

El pan debe ser de calidad, que tenga miga blanca y densa así como una buena corteza, como el tradicional pan de pueblo que todos conocemos. Si tenemos pensado utilizar el pan congelado y horneado que encontramos en muchas panaderías de hoy en día, las migas no saldrán como debe ser. Además el pan debe estar asentado de uno o dos días, pero no demasiado tiempo más.

Para elaborarlo cortaremos el pan en trocitos pequeños el día anterior a hacer la receta, aunque se puede utilizar un chuchillo también puede hacerse a pellizcos. En el momento en el que lo tengamos todo cortado humedeceremos el pan con agua en la que hayamos diluido sal, pero sin ser demasiada.

Es importante recordar que hemos dicho humedecer y no empapar, por tanto se puede echar un poco de agua en un bol y después remover bieni todas las migas para que se humedezcan. Una vez hecho hay que taparlas hasta el día siguiente.

El día de la elaboración pelaremos los dientes de ajo y los freiremos en aceite de oliva en un recipiente en el que quepa holgadamente el pan que tenemos reservado. En este caso podemos picarlos en trozos pequeños o más bien generosos, pero debemos tener en cuenta que si son demasiado pequeños es más fácil que se nos quemen.

Después añadiremos un vaso de aceite de oliva y añadiremos el pan desmigado y humedecido. Pondremos a fuego medio y comenzaremos a remover con una espumadera o paleta de cocina, hay que hacerlo poco a poco para que se vayan haciendo de forma homogénea.

En el momento que veamos que las migas se pegan entre sí formando trozos grandes, las iremos cortando con el mismo borde de la paleta, siendo esta la parte más tediosa de hacer dado que hay que hacerlo lentamente. Cuando veamos que las migas están bien sueltas ya se pueden apartar y comer en caliente.

Estas son las migas más sencillas que se pueden preparar aunque también podemos optar por otra forma añadiéndole trozos de chorizo mientras se doran los ajos. El aceite que soltará el embutido dará un gran sabor a las migas, sobre todo si tiene cierto toque de pimentón.

También se les pueden echar pimientos choriceros, ñoras, huevo duro, etc. siendo un plato que acepta infinidad de combinaciones, es muy nutritivo y totalmente asequible.

Para hacer las migas, puedes utilizar una paellera eléctrica para hacerlas en cualquier sitio. En esta tienda tienes muy buenas ofertas.